NEWSLETTER Nº 9

Nuevas Amenazas:
Gurra Civil Molecular - Indigenismo
Por el Lic. Jorge P. Mones Ruiz

Consecuencia del viejo sistema de poder mundial (guerra fría), los intereses geopolíticos de algunas potencias y de diversos factores económicos y políticos, el concepto de seguridad continuaría dominado por su expresión militar y armamentista (a mayor acumulación de armamentos y fuerza militar, mayor seguridad).

 

Aunque esa percepción continúa en diferentes ámbitos internacionales, el concepto de seguridad hoy se eleva hacia una concepción más amplia y genérica tomando un carácter multidimensional que excede la dimensión militar, definiendo la seguridad la ausencia de amenaza al Estado-Nación, cuestión de por sí inalcanzable.

 

Esta concepción amplia de seguridad surge a partir de algunos de los hechos que caracterizan al mundo de hoy, y que influyen (y a veces obstaculizan) el diseño de las políticas nacionales de seguridad, tales como:

 

  • La multiplicación de los estados (se ha triplicado en los últimos cincuenta años).
  • La diversidad de los valores que guían a las sociedades (de paraguas bipolar a las culturas particulares en un entorno globalizado).
  • La mayor colaboración entre las grandes potencias.
  • La democracia y el mercado se han convertido en aspiraciones universales.
  • El aumento de las crisis humanitarias debido a la fragmentación violenta de los estados multi-étnicos.
  • El aumento del crimen organizado y del terrorismo.
  • El aumento de la población mundial.
  • El creciente aumento de los factores internos como detonantes de conflictos.
  • La tendencia de privatizar cada vez más la seguridad y la violencia (ya sea mediante servicios privados de seguridad, multiplicación de grupos paramilitares y de autodefensa), factores que están desarrollando una auténtica cultura de la violencia.

 

Los factores mencionados confluyen generando que los antagonistas no busquen imponer un proyecto de Nación, sino que, se manifiestan como clanes, bandas, mafias que no distinguen entre lo público y lo privado, dando origen a un tipo de delincuencia que pasa a adquirir un carácter político (Crimen Organizado Transnacional vs. Estados Nacionales.).

 

La consolidación de nuevos paradigmas de seguridad provoca grandes incertidumbres, resistencias y dificultades.

 

La transición de un concepto fundamentalmente "nacional" a otro de "interdependencia" (en el que la seguridad de cada país queda vinculada a la de los demás), lleva implícita cambios profundos en las estructuras y los valores vinculados con la seguridad.

 

La violencia de las Nuevas Amenazas (el terrorismo, las narcoacciones, los enfrentamientos raciales y religiosos, las luchas entre bandas y mafias, o la misma contaminación), no respetan fronteras físicas ni identidades geográficas, constituyendo en el presente, una amenaza de orden estratégico contra el Estado y los sistemas políticos democráticos, por lo que han de ser combatidas a partir de la cooperación entre varios Estados o directamente desde organismos regionales o internacionales.

En este contexto, la Guerra Civil Molecular constituye un derivado directo de la Guerra Fría, donde describe un retroceso a lo más atávico de la violencia humana. Algunas de sus características son.

  • Es un fenómeno de vandalismo y violencia urbana
  • Hay autismo en sus combatientes, generalmente jóvenes, guiados por el deseo de una agresión sin contenido.
  • Degradación del medio ambiente que provoca la aparición de espacios públicos “off limits”.
  • El entorno es de indiferencia cívica o abulia por parte de las masas que se encaminan a su propia muerte.

 

La cuestión es que la guerra civil molecular es una guerra que surge de la fragilidad del Estado, de su retracción en relación con sus habitantes y el consecuente incumplimiento de sus obligaciones. Desde el momento en que una organización o masa delictiva se apropia de un territorio, todas sus acciones deben entenderse como acciones de guerra civil molecular, incluso aquellas que representan el enfrentamiento entre bandas.

 

La naturaleza del arma empleada (palos, piedras, fusiles, etc.) no es en verdad relevante, sí lo es la voluntad de avasallar al otro ignorando completamente a la autoridad estatal. Los escenarios donde operan organizaciones criminales que disputan territorios para su accionar son claros reflejos en este sentido.

 

Los conflictos étnicos-raciales alcanzan su real dimensión en nuestro continente a partir del Indigenismo, nueva expresión ideológica, política y cultural que afecta en mayor o menor medida a todas las naciones.

Las pretensiones indigenistas se enmarcan dentro de una maniobra estratégica regional, potenciadas por actores o países hegemónicos que alimentan apetitos intervencionistas, afectando las integridades territoriales y ciertos intereses vitales de las naciones comprometidas .

Los reclamos territoriales aborígenes están presentes en todo momento y en todos los ámbitos; sólo esperan que alguien tome su bandera y los apoye. La intención de ser reconocidos; justo y sano reclamo (indianismo); se mezcla con la de ser autónomos, de autogobernarse, de tener su propia justicia, de tener escuelas en las que sólo se enseñe su lengua y no la del país en donde viven (indigenismo).

Es absolutamente dable inferir que detrás de dichos reclamos se esconden intereses extranacionales que potencian su actitud a partir de un mundo en el cual la degradación ambiental, la explosión demográfica y la escasez de recursos naturales constituyen las principales "nuevas amenazas" que caracterizan el contexto estratégico global.


Datos del Autor

Bibliografía