NEWSLETTER Nº 3

Resiliencia y Comunidad

Dr. Fernández D'adam

La creciente magnitud del uso de alcohol y el aumento en el consumo de marihuana y cocaína, así como la mayor disponibilidad de sustancias y la agudización de situaciones de riesgo, exigen el desarrollo de programas preventivos, eficaces y de información y herramientas adecuadas que incluyen en los últimos años la aplicación del concepto de resiliencia.

La mayoría de las personas poseen una serie de habilidades y cualidades que les permiten enfrentar satisfactoriamente condiciones problemáticas y de alto riesgo. Esto se identifica como resiliencia o resistencia útil para diseñar y aplicar modelos y conductas preventivas en situaciones de alto riesgo.

 

FACTORES DE RIESGO Y DE PROTECCIÓN

La noción de factores de riesgo designa todas aquellas condiciones físicas, psicológicas y sociales que incrementan significativamente las posibilidades de que un individuo transite por el uso de sustancias
. La expresión de factores protectores señala todos aquellos factores asociados con una menor probabilidad de uso de sustancias.

LOS FACTORES DE RIESGO del consumo de drogas identificados a través de diversos estudios comprenden.
· la predisposición genética
· la edad y el género
· una menor percepción de riesgo
· la impulsividad, hostilidad, actitudes de rebeldía
· el deterioro o el déficit de habilidades sociales
· el abandono de la escuela
· la prevalencia de una conflictiva familiar aguda
· la deprivación social y económica de la familia
· la inconsistencia de las normas de convivencia familiar, etc.
· En otros contextos, los factores de riesgo involucran: el fracaso escolar, la falta de una política escolar clara con respecto a las drogas, la influencia negativa del grupo de pares, la tolerancia social ante el uso de sustancias, la pobreza, el debilitamiento de vínculos comunitarios, etc.

LOS FACTORES DE PROTECCIÓN están relacionados con la resiliencia y postulan que todos los seres humanos nacen con la capacidad para.
· hacer frente a las demandas de su medio
· para desarrollar habilidades sociales y comunicativas
· conciencia crítica, autonomía y propósitos para el futuro
La adquisición y el desarrollo de estas habilidades durante la infancia y la adolescencia requiere, sin duda, la intervención y el apoyo de los adultos (especialmente los padres y los maestros).

CARACTERÍSTICAS DE LA RESILIENCIA
LOS NIÑOS suelen ser más proactivos en la resolución de problemas, eficaces, más flexibles y sociables; son capaces de construir su vida reforzándose en experiencias positivas y de mostrar control ante los acontecimientos cotidianos conflictivos.
Con frecuencia presentan características de personalidad o habilidades como las siguientes:

· Capacidad de control interno
· Sólida autoestima
· Mayor control de impulsos y capacidad para tolerar la frustración y postergar la gratificación
· Habilidades cognitivas para una adecuada toma de decisiones
· Mayores habilidades comunicativas y sociales
· Mayor capacidad para enfrentar constructivamente la competencia y aprender de los propios errores
· Mejores y más eficaces estilos de afrontamiento de conflictos
· Capacidad para recurrir al apoyo de los adultos cuando es necesario
· Actitud orientada al futuro
· Optimismo y mayor tendencia a manifestar sentimientos de esperanza
· Mayor coeficiente intelectual
· Capacidad empática
· Accesibilidad y buen sentido del humor


En lo que se refiere a los adolescentes resilientes hallamos lo siguiente:

· Capacidad para enfrentar activamente los problemas cotidianos
· Adecuado control de emociones en situaciones difíciles o de riesgo, demostrando optimismo y persistencia ante el fracaso
· Habilidad para manejar de manera constructiva el dolor, el enojo, la frustración y otros afectos perturbadores
· Capacidad para obtener la atención positiva y el apoyo de los demás, estableciendo amistades duraderas basadas en el cuidado y apoyo mutuos
· Competencia en las áreas social, escolar y cognitiva que les permiten solventar creativamente los problemas
· Mayor autonomía y capacidad de autoobservación
· Gran confianza en una vida futura positiva y significativa, con la capacidad para resistir y liberarse de estigmas negativos
· Sentido del humor y condescendencia

FACTORES RESILIENTES
Los factores que contribuyen a la construcción y el fortalecimiento de la resiliencia en las personas tienen las siguientes características:

Inteligencia

Es una condición necesaria pero no suficiente. Se requiere también la presencia de adultos o de pares que estimulen a probar formas alternativas de enfrentar los problemas y adversidades; que dispongan de la habilidad para buscar ayuda cuando sea necesaria y que sean capaces de identificar y compartir sus sentimientos.

Autoestima

Se refiere al valor que el individuo atribuye a las percepciones de sí mismo y depende del amor, respeto y aceptación de los otros y del propio sentido de valor, competencia y capacidad.

Capacidad Académica

Disposición de habilidades de lectura, escritura y aritmética; estrategias de ajuste y aprovechamiento escolar básicos; hábitos de trabajo y estudio; capacidad de organización de participación y para formular y contestar preguntas, etc.

Sentido del humor

Constituye una alternativa efectiva de afrontamiento del estrés, la ansiedad y la culpa. Para promoverlo es necesario tener experiencias de confianza.

Autocontrol

Capacidad de hacer las mejores elecciones en situaciones críticas. Postergar gratificaciones, resistir presiones y tentaciones, tener acceso a información fidedigna sobre la cual basar decisiones, así como la capacidad para percibir, comprender y elaborar adecuadamente de acuerdo con las propias creencias, valores y actitudes.

Habilidades para la vida

Remite a las personas que poseen inclinaciones específicas que, por otra parte, todas las personas poseen. Algunas, para el deporte; otras, para el estudio, la música, el arte; para relacionarse con los demás; para responder a estímulos sociales y demostrar empatía, afecto, responsabilidad y prudencia.

Afrontamiento y resolución de problemas

Es el esfuerzo mental y físico para controlar factores, circunstancias y personas que se perciben como desbordantes, negativos o potencialmente adversos, con la capacidad para planear y discernir distintas acciones posibles. Ser creativo e ingenioso; saber acudir para el apoyo de los otros; pensar en forma crítica, creativa y reflexiva.

Autonomía

Es la habilidad para poder actuar independientemente, valerse por sí mismo e influir sobre factores del entorno. También se vislumbra el futuro y se comienza a configurar un proyecto de vida.

 

AMBIENTES QUE FAVORECEN LA RESILIENCIA

El efecto protector de los factores expuestos depende de su interacción con el medio, dado que bajo determinadas circunstancias y en diferentes estadios de la vida pueden perder su efecto de resistencia.
Cuando las características individuales y las variables protectoras del medio interactúan coordinadamente, pueden promover un desarrollo sano y positivo, independientemente de las dificultades y adversidades.

1. Uno de los factores protectores primordiales es el apoyo de los otros, incluyendo los miembros de la familia nuclear o extensa, maestros, grupo de pares, prestadores de salud, vecinos, etc.

2. También las familias pueden ser consideradas resilientes cuando son capaces de afrontar la adversidad o los montos significativos de tensión, desarrollando su fuerza colectiva para responder a los cambios futuros.

3. Las condiciones familiares asociadas con una respuesta resiliente incluyen: la estabilidad, la cohesión, la flexibilidad y la comunicación. Otros atributos son la adaptabilidad y disponibilidad de apoyo interno y externo, tanto de la familia extensa como de amigos u otros agentes.


FAMILIAS RESILIENTES

Greenspan (1996) enumera una serie de condiciones familiares que favorecen la resiliencia entre los niños y jóvenes:

· Estructura y reglas claras dentro del hogar

· Apoyo entre los cónyuges

· Estrategias familiares de afrontamiento eficaces


· Prácticas de cuidado y crianza efectivas

· Interacción y apego entre padres e hijos (la presencia de una relación cálida, nutricia y de apoyo al menos con uno de los padres, protege o mitiga los efectos nocivos de un medio adverso)

· Expectativas positivas de los padres sobre el futuro de sus hijos

· Responsabilidades compartidas en el hogar

· Apoyo de los padres en las actividades escolares de los hijos

· Redes familiares fuertemente extendidas y redes de apoyo externas (v.gr. amigos, vecinos, etc.)

· Participación de la familia en actividades extrafamiliares (v.gr. iglesia, clubes, entre otros.)

· Oportunidades de desarrollo y responsabilidades extra-familiares (v.gr. voluntariado, estudios, trabajo, etc.).

CONSTRUCCIÓN DE LA RESILIENCIA FAMILIAR

La construcción de la resiliencia se ha resumido en un esquema que nació en Chile, denominado internacionalmente "la casita" y fue divulgado por Stefan Vanistendael.

Sintetiza todos los elementos básicos para edificar esta resiliencia. En ella cada habitación o piso representa un campo de posible intervención para la construcción o el mantenimiento de la misma.

El esquema siguiente es aplicable al niño y al adolescente. (desde una perspectiva de atención a la salud integral, se puede construir para un adulto, una familia y una comunidad).


ESCUELA Y COMUNIDAD

Escuela y Comunidad son instancias también que contribuyen al desarrollo de la resiliencia en los niños y jóvenes. Se requiere pues una articulación operativa con la familia.

La escuela

En el medio escolar la resiliencia ha sido estudiada en relación con la efectividad escolar de estudiantes en riesgo, expuestos a la segregación escolar o con un bajo rendimiento. Este grupo de estudiantes puede desempeñarse adecuadamente aunque esté expuesto a circunstancias adversas. Al respecto se ha observado que una experiencia escolar positiva conlleva a un aumento de la autoestima y la autoeficacia no solo en los alumnos que presentan dificultades, sino que influye en toda la población escolar.
En lo referente a la transición de la escuela primaria a la secundaria, se ha identificado la habilidad para demandar ayuda como mecanismo promotor de la resiliencia en edades tempranas entre los jóvenes.

También se requiere promover un cambio de creencias, sistemas y estructuras en el medio escolar, mediante el desarrollo profesional de los maestros y adoptando claras políticas escolares con respecto a los mecanismos de apoyo disponibles.

La participación en actividades deportivas constituye un poderoso mecanismo protector para la población estudiantil pues fomenta el desarrollo del sentido de pertenencia y contribuye a formar estudiantes orgullosos de su escuela. El deporte facilita, además, el ajuste escolar y el vínculo entre jóvenes; favorece la disciplina, la voluntad de participar, las habilidades para persistir cuando se pierde y la reflexión y aprendizaje ante el fracaso.

Las escuelas son ambientes evidentemente claves para que los indívuduos desarrollen la capacidad de sobreponerse a la adversidad por lo que destacamos en el siguiente cuadro 6 puntos relevantes de investigación en relación con los aportes de factores protectores ambientales y las condiciones que fomentan los factores protectores individuales.

Esta estrategia se muestra a través de la Rueda de Resiliencia según diseño de Henderson y Milstein (2003)

LA COMUNIDAD

El concepto de resiliencia aplicado al sujeto es transferido a los grupos poblacionales, pueblos y ciudades donde también se pueden producir o activar estos FENÓMENOS DE PROTECCION que junto a la disminución de los factores de riesgo componen el "Modelo del Desafío"ante las problemáticas psicosociales.

El proceso de capacitación a los pueblos para que prevengan, controlen y mejoren la salud se inicia en la llamada PREVENCION PRIMORDIAL que actúa sobre los factores institucionales fortaleciendo las condiciones positivas para lograr el mejor desarrollo humano y la maduración en procesos comunitarios.

La concepción de comunidad resiliente se aplica en experiencias que estamos realizando desde la Universidad del Salvador a través de asesoramientos y supervisiones de programas "Ciudades Preventivas" ( Municipios de la Pcia. de Buenos Aires - Argentina y Prefeituras del Estado de Rio de Janeiro - Brasil)


LOS PILARES QUE RECREAN LA RESILIENCIA COMUNITARIA TIENEN QUE VER CON LA IDENTIDAD CULTURAL, LA JERARQUIZACIÓN DE LA HISTORIA, TRADICIONES, VALORES ANTROPOLÓGICOS, PRODUCCIÓN CIENTÍFICA, VALORIZACIÓN DE LO DEPORTIVO, AUTOESTIMA COLECTIVA (ACTITUD DE ORGULLO DE LA GENTE DEL LUGAR), VIDA CULTURAL (EVENTOS ARTÍSTICOS, LITERARIOS, DE FORMACIÓN CIUDADANA), EJERCICIO DE UNA DEMOCRACIA ACTIVA EN LO COTIDIANO (CON PARTICIPACIÓN GENUINA), VALORES ÉTICOS EN TODAS LAS ÁREAS CIUDADANAS, PRACTICAS RELIGIOSAS DE DISTINTOS TIPOS, ACCESIBILIDAD Y CALIDAD DE LOS SERVICIOS DE SALUD Y LA DISTRIBUCIÓN EQUITATIVA DE BIENES Y SERVICIOS.
Factores de resiliencia comunitaria

POSITIVOS
NEGATIVOS
altruismo
educación general
solidaridad
participación
capacitación
lideres del cambio
trabajo
diversidad económica
servicios sociales
paternalismo
fatalismo
burocracia
corrupción
racismo
violencia
egoísmo
manipulación


La prevención primaria en drogadependencias, a través de la promoción de la salud, se beneficia enormemente con la aplicación del concepto de resiliencia comunitaria, que abre una luz de esperanza para nuestras poblaciones en la lucha contra la pobreza, la inseguridad, el desempleo y la injusticia, caldos de cultivo y de proliferación de las problemáticas y patologías psicosociales (adicciones, Alcoholismo juvenil, violencia, sida, etc).
El siguiente esquema de "la casita" ha sido modificado adaptándolo a la construcción de la resiliencia comunitaria ( Fernández D'Adam - 2003 ).

En la comunidad, los individuos comparten cosas en común y actúan recíprocamente, lo cual propicia la oportunidad de adquirir atributos propios de la resiliencia. Las comunidades son resilientes cuando al responder a situaciones adversas como la delincuencia, las crisis económicas y medioambientales, entre otras, cuentan con recursos y capacidades que las fortalecen. Entre los factores de resiliencia comunitaria figuran el apoyo mutuo, las expectativas colectivas de éxito ante los desafíos y una actitud predominantemente optimista, el trabajo voluntario, así como un alto nivel de participación.

El apoyo mutuo y la conformación de redes sociales solidarias son algunos de los principales factores promotores de la resiliencia. Su utilidad resulta de particular importancia cuando se trata de ofrecer apoyo social a niños y adolescentes enfermos, en condiciones de pobreza o marginación y en otras situaciones extremas, como la prevalencia de enfermedades graves entre sus familiares.

CUANDO HAY UNA ARTICULACIÓN OPERATIVA ENTRE
FAMILIA, ESCUELA Y COMUNIDAD PODEMOS ASEGURAR QUE
ESTAMOS CONSTRUYENDO UNA
CIUDAD PREVENTIVA

CIUDAD PREVENTIVA

HACIA LA CIUDAD PREVENTIVA

Frente al problema de la violencia social, las drogas, el alcoholismo, las enfermedades asociadas como el SIDA y sus resultantes como accidentes, homicidios, suicidios, peleas, delitos y criminalidad organizada, proponemos consolidar la estrategia de Prevención Integral Comunitaria a través del proyecto CIUDADES PREVENTIVAS para las patologías psicosociales.

Existe una estrecha relación entre la ciudad como espacio determinante de riesgos, pero también de insustituible poder operativo en pos de la salud y mejora de la calidad de vida.
Los grandes conglomerados urbanos generan el peligro y la oportunidad del contacto con la droga y, por otro lado constituyen el gran centro vital en el que confluyen y potencian las mejores posibilidades estratégicas para, la prevención y la rehabilitación de los jóvenes y adultos acosados por el fantasma de las patologías psicosociales (drogadicción, violencia, SIDA, abusos, alcoholismo, etc.).

En las ciudades, grandes receptáculos de miseria y de lacras humanas, se advierten los fenómenos de la disgregación social de modo mucho más nítido y concentrado que en el vasto territorio de la nación. Por eso mismo, el espacio urbano resulta más eficaz para instrumentar estrategias que permitan superar los problemas concretos de orden social.


Las Patologías Psicosociales generan daños individuales, familiares, institucionales y comunitarios, atacando la ecología social y descomponiendo la vida ciudadana, siendo un instrumento de alienación y de control de las sociedades.

Además, lesionan la esencia misma de la vida democrática, ya que dificultan la posibilidad de que el individuo se convierta en ciudadano, generando una apatía social que suplanta al "deseado" ciudadano activo y promotor del cambio y desarrollo comunitario.

Hay un camino fecundo para luchar contra esta amenazas: la constitución de "redes" sociales en las que organismos públicos, privados y personas voluntarias se ocupan de revertir determinados aspectos deleznables de la realidad social. El objetivo es lograr que las ciudades conflictivas se conviertan, por la vía de prevención comunitaria y estructuración del trabajo solidario, en "ciudades protegidas", donde cada persona, cada familia, cada grupo de jóvenes encuentren la oportunidad para construir un futuro de plenitud y salud integral.

Debemos proponernos y exigir políticas saludables que respondan a las necesidades de la comunidad y en íntima interrelación con el conjunto de políticas sociales (vivienda, empleo, alimentación, educativas, sanitarias, etc ) reactualizando el clásico CONCEPTO DE SALUD (O. M. S.) que la define no solo como ausencia de enfermedad, sino como un ESTADO de COMPLETO BIENESTAR FÍSICO, MENTAL, SOCIAL, ESPIRITUAL y que PROMUEVE el DESARROLLO DE REPERTORIOS DE COMPETENCIAS Y ACTIVACIÓN DE RESILIENCIA PARA ALCANZAR METAS SALUDABLES EN LA VIDA.

La propuesta de Ciudades Preventivas desde la Universidad en articulación con organizaciones gubernamentales ,ONG's y la participación de la población responde a una movilización y acción ciudadana total que promueve movimientos de cambio saludable, solidario y esperanzado en estos tiempos tan difíciles de nuestra humanidad.

ABORDAJE ECOLÓGICO

Significa analizar y promover las interrelaciones entre personas, grupos y organizaciones dentro de los acontecimientos locales, en un territorio donde vive determinada población, que tiene determinadas demandas, que cuenta con determinados recursos y que visualiza y "protagoniza" el desarrollo comunitario con Programas Preventivos que mejoren sus habilidades para hacer frente a las condiciones adversas sociales imperantes.

La Teoría Ecológica del Desarrollo de Bronfenbrenner concibe el ambiente ecológico como círculos concéntricos alrededor del individuo:

En el primer nivel (MICROSISTEMA) mas cercano al individuo se encuentra el conjunto de actividades, roles y relaciones interpersonales con agentes socializadores como la familia, los pares, la escuela, los vecinos, el trabajo y los medios de comunicación.
El segundo nivel (MESOSISTEMA) incluye las interrelaciones entre los diversos entornos en que la persona participa activamente como la familia, la escuela y el trabajo.
El tercer nivel (EXOSISTEMA) constituye el entorno más amplio donde se sitúan las instituciones sociales como el sistema escolar, el sistema sanitario, el contexto laboral, etc y donde el individuo no está incluido como participante activo pero está afectado por lo que ocurre entre ellos.
El cuarto nivel (MACROSISTEMA) se corresponde con la cultura y subculturas en las cuales el individuo nace y se desarrolla y que tiene preponderancia clave en el proceso de socialización del estilo de vida.

CIUDADES SALUDABLES

La socialización del estilo de vida es un proceso por el cual las personas adquieren los patrones de conductas y de hábitos, actitudes, valores y normas relacionados con el mejor vivir.
El proceso de desarrollo comunitario define la posibilidad de mejora de las condiciones de vida de la población. Es una dinámica continua con programaciones de acción adaptadas a las necesidades de las personas e instituciones que se caracteriza por:

Implicación - participación de la COMUNIDAD y sus órganos sociales

Compromiso de las ADMINISTRACIONES MUNICIPALES Y ADMINISTRATIVAS LOCALES

Uso equilibrado y coordinado de los RECURSOS EXISTENTES (Técnicos, rofesionales, organizaciones de servicio, infraestructura física e institucional)

Puesta en marcha de un programa de CIUDAD PREVENTIVA para las patologías sociales que puede iniciarse a través de cualquiera de los tres grandes protagonistas (Comunidad - Administradores - Técnicos), teniendo como objetivo encontrarse, complementarse y potenciarse para construir la Integración Institucional e Interinstitucional indispensable para el desarrollo y la continuidad del proyecto.


El objetivo general tiende a generar un modelo cooperativo-organizacional, diseñado para enfrentar la complejidad de las problemáticas, entre instituciones del Estado, con organizaciones no gubernamentales y la participación genuina de la comunidad. ( organizaciones sociales, técnicos, profesionales, etc.)

También debemos complementar primariamente la promoción de la salud desde una nueva perspectiva dándole prioridad social y política, motivando y exigiendo el trabajo por la equidad, el empleo, la vivienda y por supuesto de la paz, que tanto necesitamos, en el marco del Desarrollo Comunitario Social.

La Organización Mundial de la Salud ha creado una serie de criterios para una ciudad sana dando lugar a las estrategias de MUNICIPIOS SALUDABLES con:

Enfasis del sector salud que suma o complementa a la estrategia de Ciudades Preventivas.

Un ambiente LIMPIO y SEGURO

Satisfacer las NECESIDADES BÁSICAS de todos sus habitantes

La COMUNIDAD esta involucrada en el gobierno local

Provee de acceso fácil a los servicios de SALUD

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha delineado las prioridades como parte de su estrategia urbana:

incrementar viviendas para los pobres en las zonas urbanas

la previsión de los servicios urbanos básicos como lo son: educación, servicios de salud primarios, agua limpia y servicios de saneamiento

mejorar el acceso de las mujeres a los servicios básicos y al gobierno mejorando el uso de la energía y el uso alternativo del sistema de transporte

reducir la contaminación del aire

RESILIENCIA COMUNITARIA

En las propuestas de Ciudades Preventivas incluimos la conceptualización y operatividad de modelos de acción que tienen a la resiliencia como estrategia fundamental.


La comunidad enfrenta problemas de todo tipo. Los más frecuentes actualmente son los económicos, la desocupación, la pobreza, la violencia social, la inseguridad ciudadana, las drogas, el alcohol, etc.

Estas situaciones y sus emergentes provocan daños que se pueden traducir en una patología social comunitaria que puede llevar al estancamiento o extinción de la población.

También la comunidad puede mostrar un "escudo protector" de resiliencia y a pesar de sufrir consecuencias por la patología social, enfrentará el desafío para neutralizarla, superarse y desarrollarse constituyendo una comunidad en lucha, equilibrada y motivada para el crecimiento saludable.

PILARES DE LA RESILIENCIA

IDENTIDAD CULTURAL (SENTIDO DE LA PROPIA CULTURA)
AUTOESTIMA COLECTIVA (ACTITUD DE ORGULLO DE LA POBLACIÓN).
VIDA CULTURAL Y DEPORTIVA.
DEMOCRACIA ACTIVA (EN LO COTIDIANO)
JERARQUIZACIÓN DE VALORES ÉTICOS (PRESENCIA DE MORALIDAD, PRÁCTICAS RELIGIOSAS)
SALUTOGÉNESIS (ACTITUD DE GENERAR SALUD-PREVENCIÓN)
DISTRIBUCIÓN EQUITATIVA DE BIENES Y SERVICIOS
PARTICIPACIÓN CIUDADANA CON LIDERAZGOS DE GESTIÓN.

CONSTRUYENDO LA CIUDAD PREVENTIVA

La concepción de Ciudades Preventivas (Red Argentina y Latinoamericana promovida por la Universidad del Salvador) se "emparenta" con el movimiento por las Ciudades Saludables que nacen en países de Europa y Canadá (1986), y con desarrollos en la década del 90 (O.P.S.) de Municipios Saludables en América Latina.

En la Provincia de Buenos Aires, República Argentina, nacieron las primeras Ciudades Preventivas en el marco del Programa de Prevención y Asistencia de las Adicciones del Gobierno Provincial (1992 a 2001). En la actualidad, luego de cierta desactivación por absurdas cuestiones de cambios políticos, las propias poblaciones demandan el reciclado y la continuidad del proyecto (Virrey del Pino, Gonzales Catan, Villa Celina, Rafael Castillo).

"Estamos en una nueva crisis de civilización, no se puede ver el mundo inmediato, hay una resistencia en la sociedad civil hacia la incertidumbre y es necesario una política de civilización de las ciudades que requiere voluntad y compromiso, para lograr redireccionar la fe y la esperanza comunitaria" (Edgar Morin).

La complejidad de los contextos se reconoce en el cambio de valores sociales que están presentes en esta dramática crisis instalada en esta "posmodernidad", dónde se oscurecen los sistemas solidarios y la base de la ética y la cultura.

Los problemas ciudadanos están interconectados y se retroalimentan entre sí. La complejidad rompe con un pensamiento lineal y requiere la necesidad de un pensamiento contextual.

En las problemáticas psicosociales, el proceso cultural y la activación de las Redes de Salud, Organizaciones Sociales, Educativas y los medios de comunicación constituyen una respuesta posible a la perspectiva de desintegración ciudadana.

Vivimos en una sociedad de incertidumbre y de riesgo que puede transformarse a través del trabajo social en una sociedad de protección, implicando una operatoria específica con la participación organizada de la comunidad y la formación de redes solidarias locales a partir de la política pública o de iniciativas comunitarias que articuladas a los técnicos-profesionales apunten, en una estrategia conjunta, al reforzamiento del capital social y humano de la población.

"Solo será posible desarrollar una estrategia preventiva eficaz sí, por un lado, se crean las condiciones de posibilidad para el desarrollo de políticas capaces de imaginar y percibir futuros posibles y si, por otra parte, se genera capacidad de articular el conocimiento con el protagonismo de la sociedad civil y la responsabilidad gobernante" (R. MOTTA)

OBJETIVOS GENERALES DE CIUDAD PREVENTIVA

· Enfrentar la patología psicosocial

· Promover la salud ciudadana

· Mejorar la calidad de vida de la población.

· Trasmitir tecnología científica para la prevención

· Lograr máxima integración y coordinación de las organizaciones.

· Potenciar el Desarrollo Comunitario
.
· Diseñar PLANES LOCALES de Acciones Preventivas y Asistenciales en las Patologías
Psicosociales.

· OBJETIVOS ESPECÍFICOS

· Propiciar y favorecer el desarrollo comunitario local en todos los ámbitos de la sociedad a través de intervenciones preventivas locales.

· Generar respuestas a las demandas asistenciales y preventivas pertinentes a partir de las necesidades genuinas.

· Formar líderes e instituciones en Participación Preventiva y estrategias de acción.

· Poner en funcionamiento el PLAN COMUNITARIO INTEGRAL de prevención de las patologías psicosociales..

ACTIVIDADES PARA ALCANZAR LOS OBJETIVOS:

1. Capacitar y articular los sectores de la Administración Pública, Los grupos técnicos de cada sector y/ o región geográfica y diversas organizaciones y líderes de la comunidad.

2. Formación en prevención específica y no especifica en los distintos sectores de la comunidad.

3. Jornadas de integración, fortalecimiento y coherencia en los postulados claves del programa para los Técnicos Institucionales.

4. Investigación participativa para los procedimientos de INFORMACIÓN, diagnóstico e implementación.

5. Estudio Objetivo y Subjetivo (Audición) para el DIAGNÓSTICO COMUNITARIO.

6. Diseño participativo del PLAN COMUNITARIO.

7. Sistema de Documentación Reuniones - Asambleas - Comisiones Comunitarias.

8. Evaluación institucional, técnica y comunitaria.

" SOLAMENTE AQUELLOS QUE SEAN CAPACES DE ENCARNAR LA UTOPÍA SERAN APTOS PARA EL COMBATE DECISIVO:
RECUPERAR CUANTO DE HUMANIDAD HAYAMOS PERDIDO"
(E. Sabato)

drguillermofernandez@hotmail.com




Datos del Autor

Bibliografía